jueves, 24 de febrero de 2011

Cayendo más de una vez


Saludos y bendiciones amados hermanos...
Por varias razones me he estado ausentando del Blog y aunque la verdad, por la Bendita Gracia del Señor, El Espíritu Santo me ha llevado en algunas reflexiones e inspirado para hacer algunos estudios (los cuales no han sido aún plasmados en papel si quiera), por Su Gracia seguimos aquí:

En la teología, hay grandes asignaturas, misterios, y demás tópicos de sin duda alguna han de ser interesantes. Pero hay uno que es demasiado controversial para algunos y digno de estudiar para todos como cristianos, y es la manifestación de los juicios de Dios, que, debido a mi falta de conocimiento en las áreas teológicas (pues soy más empírico hasta ahora, ya que no se tanto de conceptos) no sé si lo mejor sea llamarlo "la ira de Dios...".

Acabo de terminar de leer el corto pero bellamente regio y poético libro de Nahúm (no lo veo intelectualmente sino como devoción, pero también como estudio) y mientras tomo una taza de café, por Su Gracia y Bendito Espíritu medito en que resulta demasiado interesante el coportamiento del Señor en el Antiguo Testamento (y aún sigue siendo así) ante tantas situaciones. Lo digo por lo siguiente:

Imaginemos la ciudad opulenta de Nínive, capital del imperio Asirio, majestuosa y mundanalmente portadora de una gran Biblioteca, mas, delante de los ojos de Dios, según vemos en la escritura, toda esa sabiduría humana viene a ser necedad delante de Su Onmisciente ser(1 Corintios 3:20). Los pecados de Nínive, bien conocida por su brutalidad y grande crueldad subieron delante de Dios... Para ello, Dios envía a su profeta Jonás, para dar advertencia a la ciudad de lo que podría ser un castigo de Dios a menos que hubiere arrepentimiento.

Los ninivitas junto con su rey, fueron movidos a arrepentimiento y tal fue éste que cada ser en el imperio fue puesto en ayuno y vestido en cilicio (Jonás 3:6-8), para que, en palabras del rey: ¿Quién sabe si se volverá y se arrepentirá dios, y se apartará del ardor de SU ira, y no pereceremos?... Acto que movió el corazon del Benévolo Soberano del Universo a no destruír tal ciudad...

Mas el tiempo pasó, y lo que una vez fue una ciudad arrepentida del mal que había hecho contra El Sumo Legislador del Universo, pasó a ser parte del pasado... el arrepentimiento, junto con la ceniza, se había ido por el viento... el pecado había vuelto, y al parecer de una manera más intensa, de tal modo que ésta vez el corazón mismo de Dios fue movido para poner en la boca del profeta Nahúm palabras regias, aunque poéticas pero demasiado intensas acerca de Su Bendita y Santa Indignación.

Palabras como:
Jehová es Dios celoso y vengador; Jehová es vengador y lleno de indignación; se venga de sus adversarios, y guarda enojo para sus enemigos.

3 Jehová es tardo para la ira y grande en poder, y no tendrá por inocente al culpable. Jehová marcha en la tempestad y el torbellino, y las nubes son el polvo de sus pies.

4 El amenaza al mar, y lo hace secar, y agosta todos los ríos; Basán fue destruido, y el Carmelo, y la flor del Líbano fue destruida.

5 Los montes tiemblan delante de él, y los collados se derriten; la tierra se conmueve a su presencia, y el mundo, y todos los que en él habitan.

6 ¿Quién permanecerá delante de su ira? ¿y quién quedará en pie en el ardor de su enojo? Su ira se derrama como fuego, y por él se hienden las peñas.

El Señor hace una presentación de sí como alguien Regio, Poderoso, muestra un despliegue de Su Poder como en el libro de Job, mostrando que, si no es posible combatir contra alguien como los mares, las tormentas... ¿Podŕa estar acaso delante de Aquél para quien éstas cosas son tan simples y débiles cual insecto? Tal presentación de Dios causa pavor para aquellos contra quienes pone Su Rostro.

Y Dios hace un hincapié en el hecho de que ya había amonestado a Nínive, mas por la perversidad de los corazones de los habitantes, habían caído nuevamente en Aquello de lo que habían sido ateriormente amonestados de parte de Dios. Nahúm debió confiar suficientemente en Dios como para poder parase delante de éste imperio tan grande y poderoso y anunciar su caída, por lo cual proclamó firme y confiado:

7 Jehová es bueno, fortaleza en el día de la angustia; y conoce a los que en él confían.

8 Mas con inundación impetuosa consumirá a sus adversarios, y tinieblas perseguirán a sus enemigos.


Ni sus ejércitos podrían contra la ira de Dios inminente sobre ésta ciudad, había sido ya advertida, y aunque hubo arrepentimiento, éste fue olvidado y volvieron cual cerdo al cieno lodoso. Un retrato en gran manera similar al corazón del hombre el cual no conoce la Cruz del Cordero y no ha sido lavado por Su Sangre para regeneración de Su Alma y lavado de la conciencia a obras muertas que no pueden limpiarle de su inmundicia.

Lo que medito de aquí es en cómo Él en Su Omnisciencia, conoce el contenido del corazón del hombre, y pareciera que el enviar profetas, lo hace para dar testimonio de que, a pesar de que nos envíe profetas, advertencias, nuestra maldad natural, hará que caigamos una y otra vez, y que, eventualmente Su Inevitable ira ha de derramarse en algún momento sobre nosotros.

La Palabra es clara y dice que nuestros pies, sin conocer al Cordero están para tropezar y como dijo el célebre Jonathan Edwards parafraseadamente "así como el que camina en el lodo, al tropezar no necesita de ninguna fuerza externa, sino que por su PROPIO peso caerá..." así estamos destinados a caer una tras otra vez por causa del pecado...

Pasa tanto en aquellos que están sin esperanza como algunas veces y en otros sentidos en aquellos que ya la tienen. Vemos que a veces siguen cayendo en las mismas situaciones y no vemos salida... ¿Qué debemos hacer?¿Cómo cargar con éste yugo tan pesado? Ésto es porque intentamos llevar cargas que no deberíamos siquiera cargar... Muchas veces incorrectamente recurrimos a Egipto, a los métodos de los hombres, buscando dar soluciones a los síntomas antes que al problema de raíz y por ello mismo, como los Ninivitas, caemos en lo mismo aunque pase tiempo desde que dejamos de caer en las mismas actitudes, hábitos, etc. Nos olvidamos de poner nuestras cargas y ansiedad en Cristo, quien cuida de nosotros como un buen pastor (1 Pedro 5:7).No espera que nosotros resolvamos nuestros problemas sino que alcemos la mirada al cielo esperando que en Su Misericordia nos envíe una respuesta y el bendito auxilio para sobrellevar los problemas de ésta vida y las cargas de éste cuerpo no redimido aún.

En los que aún no conocen a Cristo, el problema será resuelto cuando, por Su Gracia, El Espíritu Santo, conmueva sus corazones a arrepentimiento para poner su confianza en El Sacrificio redentor de Jesucristo, y así, puedan caminar libertos de las cargas que ésta vida ajetreada ofrece diariamente.

Busquemos Su Rostro, pongamos en Él nuestra confianza y todo asedio en nuestra vida, de nuevo, Él espera que lo hagamos y no digamos como la gente del mundo dice triste y contradictoriamente "No le dejes todo a Dios, El es todopoderoso, pero tal vez esté ocupado en otras cosas....", frase que en realidad usó Elías para BURLARSE de los profetas de Baal.

Este café se ha enfriado y agotado...

Demos gracias y Gloria por todo y en todo a Nuestro Señor Jesucristo.
Que la Paz del Cordero y Su Gracia sobreabunden en vuestros corazones! :D

4 comentarios:

Isa dijo...

¡Qué gustazo querido hermano! Ya nos había abandonado por estos rumbos de los blogs, pero da gusto verlo de nuevo por aquí. Muchas gracias por este post. Yo tampoco sé nada de teología, pero el Señor nos ilumina y aquí seguimos, tras sus huellas, siguiendo su ejemplo.
De este libro de Nahum, los textos que tengo subrayados son: 1:3,7,15, muy adecuado el último versículo para todos los que trabajan para el Señor como misioneros ¡y no nada más para ellos!, je,je, :) Por cierto, al leer lo de la taza con café...¡se me antojó una! (es que estoy tratando de bajarle a dos tazas por día y como llevo sólo una, ¡pues ahorita me la preparo!, ¡hmmmmmm! ja,ja,ja,ja,:D
Un saludo afectuoso.

Hno. Huerta dijo...

Bendiciones hermana Isabel!
Muchas gracias por su comentario, pues aquí andamos. Con la ayuda de Dios poco a poco regresando y pues en las oportunidades que Dios nos da, pues escribir algo...
A ver si Renton se da una vuelta por aquí y me echa una Crítica o una Bomba Española! Jejejeje

Bendiciones! :D
Ahí le encargo café de mi hermoso Veracruz! Cómo lo amo! Recuerdo una vez que compré en Papantla un Café en saco pero ese café tenía saber a cacahuate... ya no he vuelto a ver de ese (es de los mismos que producen café con vainilla)... :'( mi mundo se hace trizas... :'(

Humberto Perez dijo...

Dios te bendiga hno. Huerta, y sigas como hasta ahora amando la Escritura y comentandola desde tu juvenil perspectiva. Bendiciones,
Humberto Perez.

Renton dijo...

Luís:
el arrepentimiento, junto con la ceniza, se había ido por el viento... el pecado había vuelto, y al parecer de una manera más intensa

Exacto.
Paul Washer dijo uan vez que la evidencia de que nuestro arrepentimiento había sido auténtico, era que desde entonces seguimos arrepintiéndonos...

En otras palabras, al ir avanzando en santidad, nos vamos dando cuenta de más y más pecados a nuestro alrededor, y hacemos lo posible por mortificarlos.

Luís:
A ver si Renton se da una vuelta por aquí y me echa una Crítica o una Bomba Española! Jejejeje

lol!
Todo lo que dices está muy bien.

Precisamente hoy estaba escribiendo una entrada mediojocosa sobre el libro de Jonás, en serio!

Blessings!

:D

Bienvenidos.

En éste blog se presentarán temas seleccionados para gente Cristiana, mas no indica que otras no puedan leerlo, claro. Procurando escribir y decir todo a la Luz de la Palabra de Dios, nuestra Máxima Guía.

Gracia y paz a vosotros.